Arte, Ciencia y Literatura

Estas son 18 fotos que el gobierno chino no quiere que veas

El fotógrafo que las tomó desapareció

La compleja realidad que se vive dentro de la segunda nación más poderosa del mundo muchas veces no se conoce por la férrea censura que existe

Lu Guang es un reconocido y galardonado fotógrafo chino cuyo trabajo se ha caracterizado por exponer las compleja realidad social que se vive en la nación asiática, la segunda mayor economía del mundo.

Pero Guang es ahora la noticia porque desde el 3 de noviembre que su esposa, Xu Xioali, perdió contacto con él, luego que su marido viajara el 23 de octubre a la conflictiva zona de Xinjiang, para reunirse con amigos.

Según los antecedentes que ha entregado Xioali, el fotógafo habría sido detenido por la policía, sin que hasta ahora se haya confirmado oficialmente esta situación.

La zona de Xinjiang está en el foco de atención de diversas organizaciones de derechos humanos por los “campos de reeducación” donde serían internados los ciudadanos chinos considerados subversivos por el gobierno.

“Sé que no habría hecho nada ilegal”, declaró su esposa, quien agregó que: “Él tiene un fuerte sentido de responsabilidad social (…) Creía, después de enfrentar los rostros de los indigentes, que había cosas que la gente debería saber. Como mínimo, creía que (sus fotos) podrían motivarlos a ayudar a otros, a desencadenar cambios y mejorar las cosas”.

Lu Gang ganó el prestigioso premio World Press Photo por su trabajo al mostrar la realidad que vivieron muchas familias que se infectaron con VIH por vender su sangre, muchos de ellos incluso muriendo por la enfermedad.

La compleja realidad social que se vive dentro de China es parcialmente conocida en el resto del mundo por la férrea censura que aplica el gobierno chino dentro de sus fronteras, controlando la información e incluso el acceso a internet.

Este retrato de un trabajador fue tomado el año 2015.
La contaminación producida por las industrias chinas es un tema constantemente denunciado por Guang.
Una joven china calienta sus manos durante el invierno.
Los olores producidos por la contaminación de una planta de acero son insoportables.
La cara de este niño refleja la dura realidad que enfrentan los menores que viven en los cordones industriales chinos.

Este es parte de su trabajo:

Este niño de 11 años fue diagnosticado con cáncer de huesos.
La explosión de un oleoducto el 16 de Julio de 2010 en la bahía Dalian causó una gran tragedia ambiental.
Esta dramática foto muestra a una abuela cargando a su nieto y rogando que su grave enfermedad no le cause más dolor.
Estos niños con parálisis cerebral comen leche del suelo.

Niños huérfanos y discapacitados.

https://www.guioteca.com

ATENCIÓN: SI quiere recibir nuestras noticias directamente en su whatsapp escríbanos un mensaje al whatsapp (829) 577-5416, diga la comunidad donde vive, y las recibirá automáticamente. Solo noticias. No Chat.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.