Internacionales

Grupo compra una isla en el mar Caribe para hacer su propio país

Para diciembre de 2019, las aspiraciones del grupo se hicieron realidad, recaudando más de US$ 250.000 para completar la compra de Coffee Caye, una isla deshabitada de 4,8 hectáreas frente a la costa de Belice

¿”Quién no querría comprar una isla?”, pregunta Marshall Mayer por encima del rugido del motor mientras el barco atraviesa las tranquilas aguas del Mar Caribe. La ciudad de Belice está desapareciendo rápidamente, a medida que un grupo de islas cubiertas de manglares crece en el horizonte.

“Y no sé ustedes”, dice Mayer, “pero yo ciertamente no puedo permitirme comprar una isla por mi cuenta”. Mayer es cofundador de Let’s Buy an Island, un ambicioso proyecto que en 2018 se propuso financiar colectivamente la compra de una isla.

Para diciembre de 2019, las aspiraciones del grupo se hicieron realidad, recaudando más de US$ 250.000 para completar la compra de Coffee Caye, una isla deshabitada de 4,8 hectáreas frente a la costa de Belice.

Los inversionistas no solo estaban comprando una parte de la propiedad de Belice. También estaban invirtiendo en un proyecto inusual de construcción de un país, porque Coffee Caye, reinventado como el “Principado de Islandia” —que tiene hasta su propia bandera nacional, himno y gobierno— también es la “micronación” más nueva del mundo, una entidad que afirma independencia pero no es reconocida como tal por la comunidad internacional.

Ahora, a principios de 2022, Mayer lidera la gira inaugural a Coffee Caye, mientras un grupo mixto de inversionistas y turistas intrigados tocan tierra en la primera isla del mundo financiada con fondos colectivos.

“Esa sensación de pisar una isla en la que has invertido y que posees”, dice Mayer, después de un viaje en bote de 15 minutos desde la Ciudad de Belice, “es una sensación increíble”.

Toma solo unos minutos más en caminar de un extremo a otro de Coffee Caye, pero Mayer desea llevar al grupo de 13 personas en el primer recorrido a pie de la isla.

Coffee Caye es largo, delgado y vagamente tiene la forma de un grano de café. Un lado de la isla, donde un claro da a una pequeña playa que conduce a una bahía poco profunda, había sido ocupado como campamento para pasar la noche. La otra mitad de Coffee Caye está llena de matorrales y rodeada de manglares.

Mayer y varios otros inversionistas habían acampado en Coffee Caye en viajes de exploración antes, pero esta fue la primera visita nocturna a la que cualquiera, inversionista o no inversionista, podía unirse.

Conduce a una gira más amplia de varios días por la parte continental de Belice, parte de los planes más amplios del proyecto para promover el turismo dentro de la nación anfitriona.

Una comunidad democrática

El inversionista Stephen Rice en Islandia. (Crédito: Richard Collett)

Para Mayer, también es la culminación de años de esfuerzos de financiación colectiva y búsqueda de islas. Estaba animado mientras le mostraba al grupo los alrededores de Coffee Caye.

La idea inicial de financiar colectivamente una isla surgió hace casi 15 años, cuando Gareth Johnson, cofundador y director ejecutivo del proyecto, compró el nombre de dominio letsbuyanisland.com después de decidir que sería divertido comprar una isla y comenzar una micronación.

Esta isla caribeña produce el 25% de su dinero mediante la venta de visas

Johnson, que no pudo llegar a Belice para esta gira, también cofundó Young Pioneer Tours, una empresa que se especializa en llevar a los viajeros a destinos extremos como Corea del Norte y Siria, y estados no reconocidos como Transnistria, Abjasia y Nagorno-Karabaj. que reclaman la independencia de facto de los países vecinos.

Con una base de clientes incondicionales dedicada a visitar destinos políticamente disputados, la idea de comprar una isla para iniciar una micronación resurgió una y otra vez en las giras de Johnson a lugares remotos.

Luego, en 2018, cuando se puso a la venta una isla en Filipinas, se reavivó la vieja idea de Johnson de financiar colectivamente una isla.

“Cuando Gareth me planteó la idea por primera vez, pensé ‘dios no, esto nunca se hará realidad’”, dijo Mayer, quien conoció a Johnson en un viaje organizado por Young Pioneer Tours. “Pero comenzó a explicar cuánto podría costar una isla, y nos dimos cuenta de que, en realidad, hay partes del mundo donde comprar una isla era mucho más realista de lo que jamás hubiera creído posible, especialmente si juntamos nuestros fondos”.

Los miembros fundadores establecieron desde el principio que cada acción en la isla costaría US$ 3.250. Hasta ahora han vendido casi 100 acciones y va en aumento. Si bien los inversores pueden comprar varias acciones, cada persona solo tiene derecho a un voto en el proceso democrático de toma de decisiones.

Se elaboró una lista de islas en Filipinas, Malasia, Irlanda, Panamá y Belice después de una extensa investigación, y los inversionistas votaron por Coffee Caye como una isla tropical típica a la que también era razonablemente fácil llegar y que podían permitirse la comprar total.

ATENCIÓN: SI quiere recibir las noticias de EL GRANERO DEL SUR directamente en su whatsapp escríbanos un mensaje al whatsapp (829) 577-5416, diga la comunidad donde vive, y las recibirá automáticamente. Solo noticias. No Chat.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.