Opinión

AVI LOEB, DE HARVARD / Américo Valenzuela G

Ha puesto a circular un Libro: Extraterrestre, el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra,

Por Américo Valenzuela G.

Durante los últimos tres años del presente siglo han ocurrido eventos astronómicos de tal relevancia que rompen el tradicional y ya malgastado paradigma etiquetado como doctrina de los escépticos, esclavos de la negación, aquellos que una y otra vez subrayan como propio de la superstición algunas creencias surgidas a la luz de manifestaciones tangibles, fenómenos para nada alucinantes sino estudiados y expuestos por las ciencias, hoy en los medios al alcance de todos, hechos que demuestran que ciertas tendencias no son cuentos de caminos ni recreaciones fabulosas inculcadas en la tradición mundial, que existen huellas de pasos de objetos inteligentes y situaciones naturales de nuestro sistema solar, y la incursión en el nuestro de elementos procedentes desde otros sistemas estelares, acuñados en los calendarios y en las tradiciones, repetitivos, cíclicos, reiterativos a modo de reafirmación, divinos o no, presentes periódicamente en el transcurrir del tiempo, y que forman parte del dilatado e inmenso caudal de la memoria de la raza humana.

El último de estos fenómenos de dos que voy a referir de manera exclusiva, que según los registros científicos no se manifestaba desde hacía unos 800 años, ocurrió el primer dia de inicio del solsticio de invierno, el 21 de diciembre del 2020, la conjunción planetaria jupiter-saturno, planetas que al acercar sus orbitas se observan como fusionados, originando un destellante resplandor instantáneo como el flash, bíblicamente llamado Estrella de Belén, la señal de nacimiento de Jesús el Cristo que sirvió de anuncio y guía a los Tres Reyes Magos dando cumplimiento a aquello tan antiguamente profetizado sobre la aparición de un gran líder espiritual. La primera ruta la había trazado Oumuamua hace tan solo 2 años y 2 meses, y es de origen extraterrestre: el paso de Oumuamua vino a representar el primer registro del de un ingreso de un objeto extra-sistema solar. Lo común entre la Estrella de Belén y Oumuamua es que han ocurrido entre las orbitas de Júpiter y Saturno. Júpiter definido como el Maestro ó el Pastor. Y Saturno reconocido como el Padre. Así que allí ante el obvio portal interdimansional existente encuentra eco aquello de que nadie viene al Padre ( el universo ) sino por el Hijo, el Maestro.

El visitante interestelar —bautizado ‘Oumuamua por el equipo que lo descubrió, un nombre hawaiano que quiere decir “primer mensajero ” (National Geographic )

Por tres días consecutivos durante el mes de octubre del 2017, un Observatorio instalado en la Isla de Hawai dió seguimiento a la intromisión de un objeto de 400 metros de longitud con 40 metros de ancho que incursionó en nuestro sistema solar. En un principio los científicos negaron que dicho objeto se tratara de una nave por su forma de gran cigarro puro. Sin embargo, hoy en dia, el Sr. Avi Loeb, científico jefe y director del departamento de astronomía de la Universidad Norteamericana de Harvard, pone a circular un Libro: Extraterrestre, el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra, el Autor no dice en su exposición que en el interior de la nave viajen tripulantes extraterrestres, él da a entender que la Oumuamua es un instrumento manejado a la distancia, el Científico pone de relieve la manifestación en el objeto interestelar observado de cosas que solo ocurren cuando son activadas a voluntad por seres pensantes : El objeto interestelar bautizado por Oumuamua ó primer mensajero interestelar es una sonda de observación ó nave enviada por habitantes de otras estrellas, y basa su exposición en las siguientes : 1.-velocidad de desplazamiento que supera toda la anteriormente conocida, cambio brusco de velocidad ó aceleración de desplazamiento, cosa no común en meteoritos ni en cometas, movimientos de desplazamiento y de rotación a la vez, cambios bruscos en color y resplandor destacándose el rojizo, movimiento en zic-zac como descontrolado, la no emisión de gases que es común ver en los cometas, no llevaba la tradicional cola, la ausencia de desprendimientos de rocas ni polvo, también propio en el desplazamiento de los objetos cósmicos conocidos. Ambos fenómenos son una respuesta de dos bofetadas de la vida a sobre el rostro de aquel quien ya intentó pegar una.

ATENCIÓN: SI quiere recibir las noticias de EL GRANERO DEL SUR directamente en su whatsapp escríbanos un mensaje al whatsapp (829) 577-5416, diga la comunidad donde vive, y las recibirá automáticamente. Solo noticias. No Chat.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.