Arte, Ciencia y Literatura

¿Por qué no se cae la Torre inclinada de Pisa?

Y no es solo porque esté tumbada hacia un lado, sino por su increíble persistencia

Durante más de 800 años la famosa torre inclinada de Pisa ha sido la protagonista de mil y una cábalas. Y no es solo porque esté tumbada hacia un lado, sino por su increíble persistencia: ha resistido grandes terremotos, a la guerra e, incluso, la intervención de dictadores como Mussolini. ¿Cómo lo ha conseguido? Parece que su secreto está en el suelo.

La torre del campanario de la catedral de Pisa comenzó a construirse en la Toscana allá por el 1173. No mucho tiempo después, alguien se percató de que la construcción había comenzado a inclinarse. Con el tiempo, la inclinación se volvió tremendamente llamativa. Tanto que se convirtió en un auténtico espectáculo. A día de hoy, la torre es un monumento célebre.

Pero aunque tiene cientos de años, las razones de su fama no fueron descubiertas hasta hace décadas: la torre se inclina por culpa de un suelo blando y suave.  En concreto, la diferencia en la consistencia del suelo, entre los lados este y oeste, provoca esta agónica inclinación. Nadie apostaba, por supuesto, a que la torre inclinada aguantara eventos tan terribles como los últimos terremotos vividos en la toscana

Un secreto de 39,7 grados

Y, sin embargo, la torre sigue en pie. Según un último estudio, presentado en la Universidad de Bristol durante la decimosexta Conferencia Europea sobre Terremotos e Ingeniería, la razón de haber resistido ante todo es, precisamente, el suelo. El mismo suelo que provoca su inclinación, explican los expertos, es el que le ha permitido resistir los envites de la tierra.

En concreto, la combinación de rigidez, altitud y la suavidad de terreno, formado por arenas y arcillas blandas, evita que la torre se vea afectada por la resonancia de los terremotos, lo que le ha hecho ganar un récord en los límites de los índices DSSI, que miden la elasticidad en los eventos sísmicos.

En febrero de 1964, el Gobierno Italiano levantaba un grito de alarma por toda la Comunidad Europea: la torre inclinada de Pisa se caía. Ingenieros, matemáticos e historiadores se pusieron en marcha para evitar el desastre. Y lo cierto es que lo consiguieron: tras quitar treinta y ocho metros cúbicos de tierra de la zona de su base consiguieron devolver a la torre a sus 3,97 grados de inclinación, recuperando 0,54 grados.

magnet

ATENCIÓN: SI quiere recibir las noticias de EL GRANERO DEL SUR directamente en su whatsapp escríbanos un mensaje al whatsapp (829) 577-5416, diga la comunidad donde vive, y las recibirá automáticamente. Solo noticias. No Chat.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.