InternacionalesPortada

Las causas reales de los eventos del 9-11

Ese día cuando estaba sentándome medio-despierto, como de costumbre, en el autobús, escuché por casualidad al chófer hablando con algún pasajero que los sentados adelante, sobre un avión que se accidentó.

por Michael Sokolov

traducido por Adela Kaufmann

(original en inglés)

El 11 de septiembre de 2001 me levanté temprano por la mañana, como de costumbre, y fui a trabajar. Como no manejo y uso el transporte público, tenía que levantarme muy temprano para conseguir llegar a tiempo a mi trabajo, y normalmente terminaba mi sueño en el autobús. Ese día cuando estaba sentándome medio-despierto, como de costumbre, en el autobús, escuché por casualidad al chofer hablando con algún pasajero que los sentados adelante, sobre un avión que se accidentó.
Mi mente soñolienta no tomó ningún aviso en particular de eso: OK, algún avión chocó en alguna parte, y eso que.

Los aviones chocan todo el tiempo. No es gran cosa.. Llegué tranquilamente al trabajo, subí los escalones a mi oficina que dice “Hola!” a las personas en el camino, abrí la puerta, entré y me desplomé en mi sillón para despertarme realmente para otro día de ingeniería de software.

Bruce, un ingeniero de hardware con quien yo estaba trabajando, atravesó el vestíbulo con su jarro usual de café. Se detuvo por mi oficina, diciendo: “Un día ocupado!” Como esto fue temprano por la mañana, asumí que tenía que referirse al día anterior, que estuvo algo ocupado y respondí, “cuando, ayer?” Bruce contestó, “no, hoy.” A ese punto revoqué la conversación que por casualidad escuché en el autobús, sobre alguna caída de avión y le pregunté si esto era de lo que estaba hablando. Me contestó afirmativamente, y dijo, “Se ha destruido el World Trade Center.” Mi contestación era casi un chiste: “Que bien!” Bruce continuó, “El Pentágono también se ha dañado.” Mientras yo, entusiasmado, contestaba “eso es incluso mejor!”

Mi reacción (natural) a los eventos del 9/11 provocó algunas palabras no-muy-buenas por parte de mis colegas y mi jefe, aunque afortunadamente no me disciplinaron.

Obviamente, mi vista de los eventos del 9/11 era totalmente diferente de aquel sostenido por los americanos.
  • ¿Entonces, cuál fue la causa real de los eventos del 9/11?
  • ¿Era, como naturalmente asumía, el resultado del Señor Anu (Sitchin 89), o quizás incluso que la Tierra de la Madre, sublevándose finalmente contra este tumor maligno llamado América, derribó las torres malignas?
  • ¿O era, como la mayoría de los americanos piensan, el trabajo de algunos sucios terroristas que odiaban la libertad y la democracia?
  • ¿O era algo más siniestro?
Como les mostraré en este ensayo, la evidencia indica que los eventos reales que pasaron en 9/11 eran mucho más sucios de lo que cualquiera de los lados (los americanos o los Árabes y otros) en la vida sospecharon.
El primer problema con la teoría que los eventos del 9/11 fueron causados por enemigos de la libertad y la democracia es la opción de objetivos. ¿Desde cuándo el World Trade Center y el Pentágono han simbolizado la libertad y la democracia? El World Trade Center fue interpretado universalmente como una instalación y un símbolo del capitalismo global que América y otros poderes imperialistas imponen ahora en el mundo. ¿Y desde cuándo el capitalismo ha significado libertad y democracia?
El capitalismo es responsable de cosas como el hambre, desalojo, ganancias a costa del pueblo, patentes antes de pacientes y asalto al medio ambiente. ¿Qué tiene que ver con la libertad? ¿Y el Pentágono, que es lo que representa? Las personas en los Balcanes, en Afganistán e Irak, así como en Corea, Vietnam, Camboya, Laos, el República Dominicana, Haití, Granada, Panamá, Colombia, y Líbano (Marrs 8) saben lo que el Pentágono simboliza: simboliza las bombas que caen en sus cabezas, o que hirieron severamente a sus familias. De nuevo, la conexión entre el genocidio mundial del Pentágono y la libertad y la democracia es difícil de seguir.
Continué escuchando cómo se sacudió el mundo entero por estos eventos y no pude evitar pensar que el mundo debería de estar alegre en vez de sobrecogido: las odiadas torres, equipo de criminales corporaciones transnacionales y banqueros se derrumbaron, después de que bombardearan al resto del mundo durante medio siglo, el Pentágono finalmente sintió en carne propia cómo se siente estar en el extremo receptor del palo. Una persona anónima, en las calles de Moscú fue preguntada por la TELEVISIÓN rusa lo que pensaba sobre los eventos del 9/11 en el EE.UU. lo contestó mejor:

“Lo siento por las personas que murieron, pero no por América.”

¿Así que esto realmente es lo que sucedió el 11 de septiembre de 2001? ¿Era este una justa y ya largo tiempo retrasada venganza de las personas de la Tierra contra un tumor canceroso llamado América que estaba comiéndose despacio a la Madre Tierra? Mientras ésta es la explicación más obvia y lógica, deja algunas preguntas sin contestar, que nos compele a examinar otras posibilidades.
Lo primero que llama interrogantes es la destrucción del World Trade Center. Mientras que la imagen del avión golpeando la torre, seguida por la torre colapsando fue impresionante y fantástica, después de que las emociones iniciales menguaron, queda la dura pregunta técnica: ¿cómo pasó exactamente?
Poco después del evento y después de que fue dada la explicación oficial, varias personas han comenzado a preguntar. El primer análisis crítico del evento que llamó mi atención fue que el artículo anunciado en la Internet por J. McMichael tituló los Huesos Desnudos del Incidente WTC.
Provoca tanto pensamiento que debo citarlo casi completo:

Aquí están los hechos desnudos del accidente del WTC:

La torre norte, golpeada a las 8:45 se derrumbó a las 10:29; la torre Sur, golpeada a las 9:03, se derrumbó 9:50.

[…]

El uso de combustible de motor de avión jet para fundir acero es un descubrimiento realmente asombroso. También es asombroso que hasta ahora, nadie haya podido poner esto a trabajar, y eso demuestra que los terroristas no eran tontos. Si los obreros de hierro juegan con antorchas de acetileno, oxígeno embotellado, arcos eléctricos de generadores, hornos eléctricos, y otros trucos elaborados, qué fue, sin embargo lo que usaron estos inteligentes terroristas? Combustible de motor de jet, que cuesta quizás 80 centavos por galón en el mercado libre.

Permítanos considerar esto: Un avión lleno de combustible de motor golpea la torre norte a las 8:45 A.M. El fuego del combustible se quemó durante algún tiempo con llamas luminosas y humo negro. Podemos ver fotos del humo y las llamas disparándose desde las ventanas. Luego, a las 9:03… La llama casi se había extinguido y solamente el humo negro continuaba saliendo del edificio. Para mi mente simple, esto indicaría que se había extinguido el primer fuego, pero había algo quemándose ineficientemente, dejando (carbón) en el humo. Un fuego con el humo lleno de hollín es, o bien de baja temperatura o se extinguía por falta de oxígeno—o ambos.

[…]

Pero por las 10:29 A.M., el fuego en la torre norte había logrado, hecho que yo encuentro asombroso lo siguiente: Fundir los soportes de acero del edificio, causando una reacción en cadena dentro de la estructura llevando al edificio al suelo. Y con menos combustible para alimentar el fuego, la torre sur se derrumbó sólo 47 minutos después de la colisión con el avión, y, de nuevo con destrucción completa.

Este es sólo medio tiempo del que tomó para destruir la torre norte. Intento no pensar sobre eso. Intento no pensar acerca de un fuego de petróleo, ardiendo durante 104 minutos, calentándose cada vez más hasta alcanzar los 1538 grados Celsius (2800 Fahrenheit), fundiendo el acero… No intento preguntarme cómo alcanzó el fuego producir temperaturas que sólo pueden el oxígeno embotellado o el aire a presión pueden producir.

También intento no pensar en las 200,000 toneladas de acero que estaba en ese edificio–… Intento olvidarme de que ese acero calentándose es como verter jarabe en un plato: no se consigue apilarlo. El calor fluye hacia fuera, hacia las partes más frías del acero, refrescando las partes que se calientan. Si se vierte lo suficiente y lo suficientemente rápido, usted puede conseguir jarabe para apilar a un poco. Y con calor muy alto sacado muy rápidamente, usted puede calentar una parte del objeto, pero el calor se extenderá rápidamente hacia fuera, y la parte se refrescará el momento en que usted se detiene.


Cuando la fuente de calor calienta la última parte fresca del objeto, el calor deja de escapar y puede calentarse el punto de atención.

Si el colapso de la torre norte se debió al acero recalentado, ¿porqué le tomó 104 minutos llegar a la temperatura crítica? Podría creer que el fuego ardió todo el tiempo, calentándose constantemente hasta alcanzar la temperatura de derretimiento? ¿O se quemó tan caliente y constante hasta recalentar 200,000 toneladas de acero – digo, un tanque lleno de combustible para avión?

Pero por 10:29 A.M., el fuego en la torre norte había logrado algo que encuentro asombroso: Fundió el acero que apoya el edificio, causando una reacción en cadena dentro de la estructura, lo cual llevó al edificio a tierra. Y con menos combustible para alimentar el fuego, la torre sur se derrumbó sólo 47 minutos después de la colisión del avión y, de nuevo, con completa destrucción.

Éste es sólo medio tiempo del que tomó para destruir la torre norte. Yo intento no pensar sobre esto. Intento no pensar sobre un fuego de petróleo que quema durante 104 minutos, poniéndose cada vez más y más caliente hasta alcanzar los 1538 grados Celsius (2800º Fahrenheit) fundiendo el acero… Intento no preguntarme cómo el fuego alcanzó las temperaturas que sólo logran producir, o el oxígeno embotellado o el aire a presión. Y yo intento no pensar, sobre todo, en las 200,000 toneladas de acero que estaban en ese edificio… Intento, también, olvidarme de ese acero de la tubería de calefacción, vertido como verter jarabe en un plato: simplemente no se consigue apilarlo.

El calor fluye hacia las partes más frías del acero, refrescando la parte que se intenta calentar. Si usted vierte lo suficientemente fuerte y lo suficientemente rápido, se puede conseguir apilar a un poco. Y con un calor muy alto llevado muy rápido al objeto, se podría calentar parte de el, pero el calor se regará rápidamente hacia afuera y la parte se refrescará en el momento que usted para.

Cuando la fuente de calor calienta la última parte fresca del objeto, el calor deja de escapar y el punto de atención puede calentarse.

Si el colapso de la torre norte hubiera sido causado por el calentamiento del acero, ¿por qué tomó 104 minutos para alcanzar la temperatura crítica? … ¿O es que el se mantuvo todo ese tiempo, poniéndose cada vez más caliente hasta alcanzar la temperatura de fundición? ¿O se quemó parejo y sostenido hasta fundir 200,000 toneladas de acero – con una carga de combustible de avión?

[…]

En mi mente enferma, pienso en los pisos de cada torre como en una pila de discos de LP (33 1/3 RPM), sólo que éstos eran cuadrados en lugar de redondos. Estos estaban apilados alrededor de un vástago central que consistía en múltiples columnas de acero colocadas en un cuadrado alrededor de la caja de los 103 pisos del pozo de los elevadores… Con este centro cargando el peso del edificio, las planchas fueron sostenidas por otro juego de columnas de acero en el margen externo, estrechamente espaciadas, rodeando completamente la estructura.

[…]

Los expertos de la TELEVISIÓN nos dijeron que las uniones entre los pisos y las columnas centrales se fundieron (o los bragueros del suelo, o las columnas centrales, o las columnas exteriores, dependiendo del experto) cargando excesivamente las uniones con el piso inferior, y ambos cayeron hacia el piso inferior, y así sucesivamente. Como en efecto dominó…

En los tempranos 1970s cuando las Torres Gemelas (World Trade Center) fueron construidas, el WTC era el edificio más alto que se había construido alguna vez en la historia del mundo. Si consideramos los ingenieros arquitectónicos, proveedores, constructores, e inspectores en el trabajo, podemos imaginarnos que tendrían mucho cuidado de sobre-construir cada aspecto del edificio. Si una saeta fuese calculada para servir, usted podría apostar que se usaron tres o cuatro. Si había cualquier duda acerca de la calidad de una viga o viga de acero, puede estar seguro que fue rechazada.

[…]

No conozco las especificaciones exactas para el WTC, pero se de muchas ocupaciones (y algunas las he trabajado), que un miembro estructural debe ser físicamente capaz de cargar tres veces más la carga máxima que alguna vez se requerirá de él (Fuerza de Quiebre = 3 x Fuerza de Resistencia). Dado que ninguno de esos suelos estaba sosteniendo una venta de pianos de cola o una convención de elefantes, es improbable que cualquiera de ellos fuese cargada al máximo. Así, los pisos deben de haber sido capaces de apoyar más de su propio peso más los dos pisos encima del mismo. Yo sospecho que el WTC fue diseñado con márgenes más seguros que cualquier puente ferrocarrilero corriente, y la carga real en cada piso era menos de 1/6 de la Fuerza de Quiebre.

Las planchas fueron construidas con bragueros tejidos de acero. Los bragueros radiales corrían desde el perímetro del piso hacia las columnas centrales, y los anillos concéntricos de bragueros conectaban los bragueros radiales, formando un modelo como una tela de araña…

Donde los bragueros radiales conectaban con las columnas centrales, me imagino que las uniones parecían grandes pestañas con cerrojos donde las vigas se encuentran con el puente — cerrojos de pulgadas de ancho amarrando las vigas con las columnas. Los expertos nos dicen que el calor del fuego fundió el acero, causando que las uniones fallaran. Para debilitar esas uniones, el fuego tendría que calentar primero las saetas o las pestañas al punto dónde las saetas se cayeran en pedazos o se rasgaran a través del acero.

Pero aquí hay otra cosa que me da problemas — todas las uniones entre la fuente y las columnas centrales tendrían que haber sido calentadas en la misma proporción para que colapsara todo al mismo tiempo — y también a la misma proporción que las uniones de las columnas de los márgenes exteriores en todos los lados — de otra manera, la plancha caería, dañando el piso de abajo y haciendo distorsiones obvias en la piel del edificio, o tirando la cima de la torre desequilibradamente hacia un lado.

Pero no hubo ninguna irregularidad en la caída de la estructura principal de esos edificios. Cayeron casi tan perfectamente como un puñado de cartas en manos de un mago haciendo una barajada aérea.

Esto es particularmente aprensivo puesto que el primer avión golpeó un lado de la torre norte, causando (usted pensaría) un debilitamiento en ese lado donde las columnas exteriores fueron golpeadas, y un fuego más intenso en ese lado que en el otro. Y el segundo avión golpeó cerca de la esquina de la torre sur a un ángulo que causó mucho derramamiento de combustible hacia afuera de las ventanas del lado adyacente…

Sin embargo la torre sur también se derrumbó en perfecta simetría, regando polvo en todas las direcciones como fuegos artificiales del cuatro de julio, quemándose hasta el suelo.

[…]

He visto un video de la caída de la torre sur. En esa toma, los suelos superiores descienden como una unidad completa. En todo momento, la unidad del piso superior fue canteada, como lo mostró la página del BBC, deslizándose entre los edificios intermedios como parte de un montaje. Esta escena es la más enigmática de todas. Puesto que no se derrumbaron los suelos superiores, (la conexión entre las columnas del centro y las planchas estaba intacta), este ensamble en sí se haría presente en los pisos inferiores como una plancha SIN el agujero central.

¿Cómo, entonces podría haberse deslizado hacia abajo, en el eje, una plancha sin el agujero, con todas las otras planchas? ¿Para dónde se fueron las columnas centrales si no pudieron penetrar los pisos superiores en su caída?

El único modelo que podría encontrar para la situación sería el siguiente: Si el fuego fundiera las uniones de los pisos para que comenzara el colapso desde el piso 60, los pisos superiores se hubieran quedado colgando en el aire, apoyados únicamente por las columnas centrales.

Esta situación pronto se hubiese vuelto inestable y los 40 pisos de arriba se hubieran volcado encima… como la caída de 600 pies de la cima de un árbol de 1300 pies. Este modelo sería sostenible, entonces, para la torre norte. Según la doctrina del domino de Chris Rey Wise, el colapso comenzó solamente en el piso con el fuego no en el penthouse. ¿Cómo fue, entonces, que el piso superior simplemente desapareció en lugar de chocar a tierra como un bloque de miles de toneladas de hormigón y acero? Lo asombroso es que nadie… ni siquiera menciona este fenómeno, mucho menos describen el evento sísmico que debe de haber causado.

¿Dónde está la ruina donde se estrelló el objeto de 200 x 200 x 50 pies de esta historia? Los pisos superiores deberían de haber causado un rayo devastador de 500 pies hacia el paisaje circundante… Bien, ya que lo mencionamos, también estoy disgustado con la cantidad de polvo de concreto… Que yo sepa, ningún hormigón se pulveriza de esta manera. Esto es enervante. Mi experiencia con hormigón ha demostrado que se desmenuzará bajo tensión, pero es muy improbable que deshaga la estructura, volviéndola polvo. Pero miren las fotografías… son verdaderamente oleadas de polvo fino en grandes esparciéndose 100 pies alejados de la torre que colapsaba.

[…]

¿Me gustaría encontrar fotos de todas esas planchas amontonadas una encima de otra en el suelo, así como se cayeron – alguien ha visto alguna foto así? Me han dicho que era el peso acumulado de esas planchas cayendo una encima de otra lo que causó el colapso, pero no veo las planchas apiladas como trapos en la planta baja…

[…]

Dr. Robert Schuller contaba en la televisión acerca su viaje a las ruinas. Él anunció en la entrevista que no había un solo bloque de hormigón en ese cascote. De las originales 425,000 yardas cúbicas de hormigón que entraron en el edificio, todos eran el polvo. ¿Cómo sucedió esto?

Solamente tengo otro punto con en el cual necesito ayuda — las columnas de acero en el centro. Cuando las planchas cayeron, aquellas columnas centrales de acero, con una altura de un cuarto de milla, las columnas de acero centrales altas (por lo menos desde el suelo al fuego) deberían de haber estado de pie, sin apoyo, desnudas, a la izquierda, y en el aire, y entonces deberían de haber caído intactas o en secciones, hacia abajo, al suelo, golpeando a centenares de pies del sitio de WTC, como árboles gigantes que se desploman en el bosque. Pero cualquier foto que he visto no muestra estas columnas o de pie, o cayéndose, o bien caídas en la tierra. Ni he oído hablar de daño alguno causado por ellas.

Ahora sé que esos terroristas deben de haber sido mucho mejor en estas cosas que yo. Yo tomaría un vistazo a sus planes de kamikaze con aviones jet comerciales y lo rechazaría — por espectacular quizá, pero no significativamente dañino… Aunque si yo fuera un terrorista kamikaze, intentaría pegarle a las torres en los apoyos inferiores para derribarlas, talvez atrapando a los trabajadores con el fuego y quemando las torres desde el suelo hacia arriba, así como fueron atrapadas las personas en los 20 últimos pisos.

[…]

Pero usted ve, esos terroristas estaban tan seguros que el edificio se derrumbaría mágicamente de esa manera que el piloto que golpeó la torre norte escogió un lugar a sólo 20 pisos de la cima… Y el kamikaze para la torre sur fue sólo ligeramente mas abajo –a pesar de haber tenido un espacio aéreo relativamente abierto mas abajo, en los pisos 25 o 30.

[…]

Los terroristas predijeron, al parecer, el guión entero — el fuego de combustible, el debilitamiento lento de la estructura, y el horrendo derrumbe del edificio – fenómenos que los arquitectos y la ingeniería civil de NY jamás hubieran soñado. Hay que admirar a estos hombres por su ingenio. (McMichael)
Este artículo me hizo pensar.
  • ¿Cómo es que esas dos colisiones de avión hicieron colapsar ambas torres, y no sólo colapsar, sino plegarse como un puñado de cartas en las manos de un mago, para usar el idioma de McMichael?
  • ¿Cómo fue que un minúsculo impacto fue todo lo que tomó para causar tal catastrófica destrucción, y como es que las partes del edificio caídas (como los pisos superiores o las columnas de acero que menciona McMichael) no pisotearan todo Manhattan?
  • ¿Cómo pudo el ataque parecer una demolición controlada?
Después de leer el artículo de McMichael yo consulté con otros ingenieros en mi grupo, conseguir una segunda opinión. El ingeniero Stacy Minkin escribió en contestación a mi pregunta:

“los libros dicen que a pesar del punto de fundir para acero es el acero suficientemente alto no puede sostener una alta durabilidad cuando se calienta a aproximadamente 800º C” (Minkin).

En otras palabras, lo que Stacy estaba diciendo era que no era necesario calentar el acero a su punto de fusión (1538º C), sino que solamente serían necesarios 800º C para que perdiera la fuerza estructural, permitiendo la posibilidad que las torres que se derrumbaran de la manera descrita en las declaraciones oficiales.
Mi padre, también un ingeniero, y muy escéptico de todas las teorías de conspiración, también me dijo que el acero no tuvo que ser calentado a su punto fundición. También explicó cómo el fuego de combustible del jet pudo haber producido el calor necesario.
Su teoría era que inmediatamente después del impacto, el combustible se vertió hacia abajo del eje central y se quemó abajo. El plan sumamente fuerte en el “el tubo” efectivamente lo convirtió en un horno explosivo, fácilmente subiendo fácilmente la temperatura como para fundir el acero, o por lo menos para calentarlo al punto de perder la fuerza estructural (a 800º C según Stacy Minkin).
Aun así, existe evidencia que el “el horno de explosión”, escenario propuesto por mi padre realmente no tuvo lugar.
Jim Marrs escribió:

Una grabación de los bomberos de Nueva York en la escena, inédito hasta mitades del año-2002 indicó que los oficiales bomberos consiguieron alcanzar el piso 78 de la torre sur – muy cerca de la escena del choque – y parecían convencidos de que el fuego era controlable.

[…]

Dos oficiales bomberos mencionados por nombre en la cinta eran el Jefe del Batallón, Orio J. Palmer y el Bombero Mariscal Ronald P. Bucca, los dos perecieron al derrumbarse la torre sur, junto con otros 343 bomberos. Según el artículo del Times, ambos bomberos,

“no mostraron pánico, ni ningún sentido de que los eventos estaban corriendo el más allá su mando… A ese punto, el edificio seguiría estando de pie por unos minutos más, mientras el fuego estaba debilitando la estructura de los pisos sobre él. Aun así, el Jefe Palmer solamente vio dos bolsas de fuego y pidió un par de compañías para lucharlo.

”Como lo notificó el reportero de la Prensa Libre Americana Christopher Bollyn, ‘El hecho que los bomberos veteranos tenían un ‘plan coherente para apagar’ las ‘dos bolsas de fuego,’ indica que ellos juzgaron que las llamas eran manejables. Estos informes de la escena del impacto proporcionan evidencia crucial, desenmascarando la demanda del gobierno, de que un infierno rabioso de fundición de acero llevó al derrumbamiento de la torre.’”

(Marrs22)

El hecho que dos bomberos pudieron alcanzar el piso 78 y resistir minutos antes que el edificio se derrumbara y que no vieron ningún “infierno”, definitivamente refuta la hipótesis del “horno explosivo”. Incluso para las estimaciones más conservadoras, la temperatura necesaria debilitar la estructura del acero del edificio tenía que ser más alta que 300º C como mínimo.
Stacy Minkin que trabajó en las plantas de calderas en Uzbekistán escribió que en las calderas, la temperatura de la llama de aceite ogas a menudo alcanza los 1500º C, y la tubería de acero se refresca para prevenir que se rompa precisamente de la manera en que se presume que las estructuras del WTC se rompieron. Sin embargo, la temperatura con la que se refrescan las calderas, según Stacy, es de aproximadamente 300-400º C (Minkin).
Si la tubería de la caldera rutinariamente se mantiene a 300-400º C, perfectamente segura a esta temperatura, entonces la temperatura necesaria para que el acero pierda la fuerza estructural debe ser más alta. Incluso la “baja” temperatura de 300º C es, para los humanos, extremadamente alta. El hecho de que los bomberos pudieron trabajar en el edificio condenado indica que la temperatura allí no podría haber sido en ninguna parte tan alta. Luego, la temperatura dentro de las torres no podría haber sido lo suficientemente alta como para causar que las estructuras de acero perdieran su fuerza y se quebraran, y la explicación oficial para el colapso de las torres debe desecharse.
Habiendo desechado la hipótesis de que un “horno explosivo” fundió los soportes de acero, causando la caída de los pisos uno encima de otro en efecto dominó, obligadamente debemos regresar a la noción de una demolición controlada. Nosotros sabemos, por supuesto, cómo se realizan las demoliciones controladas: poniendo exactamente la cantidad correcta de explosivos de exactamente el tipo correcto, exactamente en los puntos estructurales importantes y detonándolos en una sucesión precisa específica con el cronometraje preciso.
No precisamente golpeando una torre con un avión o nada de esa naturaleza. Tan duro como puede ser para los patrióticos americanos tragarse que existe evidencia que los impactos de los aviones en las torres del WTC puedan haber sido solamente señuelos, mientras que la real destrucción de las torres fue causada por bombas localizadas adentro.
Jim Marrs escribió:

Muchos se han preguntado sobre los testigos que demandan haber escuchado múltiples explosiones dentro de los edificios. Un testigo de éstos es John O’Neill, jefe de seguridad del WTC, quien declaró poco antes de volverse una víctima, que él había ayudado a desenterrar sobrevivientes en el piso 27, antes de derrumbarse el edificio. Puesto que el avión chocó en el piso 80, ¿que fue lo que dañó severamente el piso 27? Otro que menciona bombas es Louie Cacchioli, un bombero de cincuenta y un años asignado al Equipo 47 en Harlem.

“Nosotros fuimos los primeros en la segunda torre después del choque del avión,” revocó Cacchioli. “Yo estaba subiendo con otros bomberos por el ascensor al piso veinticuatro para entrar en posición para evacuar empleados. En el último viaje hacia a arriba, estalló una bomba. Pensamos que pusieron bombas en el edificio.”

El bombero se entrampó en un ascensor pero pudo escapar con el uso de herramientas.

Otra sobreviviente fue Teresa Veliz, gerente de una compañía de desarrollo de software quien estaba en el piso 47 de la torre norte cuando el edificio fue golpeado.

“Yo bajé [en el ascensor], doblé la esquina y abrí la puerta del cuarto de baño de señoras’. Dije buenos días a una señora sentada frente a un espejo cuando el edificio entero se agitó. Pensé que era un terremoto. Entonces escuché ruidos al otro lado de la pared. Parecía como si alguien había cortado los cables del ascensor. Simplemente caía y caía y caía”

Veliz alcanzó la planta baja junto con un colega cuando se derrumbó la torre sur, derribándolos. Casi en completa oscuridad, ella y su colega siguieron a alguien con una linterna eléctrica.

“La linterna eléctrica nos guió hacia la librería Border, a una escalera mecánica y fuera hacia la Calle Church. Había explosiones por todas partes. Estaba convencido que habían plantado bombas por todos lados y alguien estaba sentado frente a un panel de control, empujando los botones del detonador. Tenía miedo de bajar por la Calle Church hacia Broadway, pero tenía que hacerlo. Terminé en la Calle Vessy. Hubo otra explosión. Y otra. Ya no sabía hacia que lado correr.”

Steve Evans, un reportero para el BBC, estaba en la torre sur en el momento de los ataques.

“Yo estaba en la base de la segunda torre, la segunda torre que fue golpeada,” revocó. “Hubo una explosión – no pensé que era una explosión – pero la base del edificio se estremeció. Yo lo sentí sacudirse… entonces cuando estuvimos fuera, una segunda explosión y luego hubo una serie de explosiones …. Solamente podemos preguntarnos por el tipo de daño – el tipo de daño humano – qué fue causado por esas explosiones, es decir, por esa serie de explosiones.”

Noticias Fox 5 en NYC poco después 10:00 de la mañana del 11 de septiembre, grabación de video de una gran nube blanca de humo que ondula cerca de la base de la torre sur. El comentarista exclamó,

“Hay una explosión en la base del edificio… humo blanco desde abajo… algo ha pasado a la base del edificio… entonces, otra explosión. Otro edificio en el complejo del Centro Mundial de Comercio (WTC)…”

El testimonio mas fuerte vino de Tom Elliott que ya estaba en su oficina en Aon S.A. en el piso 103 de la torre Sur del WTC antes que los aviones la golpearan. Elliott dijo que estaba frente a su computadora, contestando correos electrónicos cuando poco antes 9:00 DE LA MAÑANA lo sobresaltó una luminosa luz. El retumbo agitó el edificio y él pudo ver llamas acompañadas de un humo oscuro que parecía estar arrastrándose hacia el exterior del edificio.
También sentía calor entrando por las ventanas. Extrañamente no había ninguna alarma. “Yo no sé lo que está pasando, pero pienso que necesito salir de aquí,” pensó Elliott para sí. Elliott y otros dos comenzaron a caminar hacia abajo por las escaleras del edificio cuando se encontraron con otros. La ausencia de más personas y la falta de alarmas les hizo sentirse que como que habían entrado en pánico prematuramente.
Él recordó que cuando su pequeño grupo alcanzó el piso 70, oyeron el anuncio de que el edificio estaba seguro y había ninguna necesidad de evacuar. “Querrá creerles?” dijo una mujer a Elliott. “Vamos!” Él siguió a la mujer escalones abajo. Después de descender tres pisos más, el Vuelo 175 chocó contra la torre sur.
Un artículo en el Christian Science Monitor describió lo que pasó luego:

“Aunque el impacto, espectacularmente televisado, fue encima de donde estaba Elliott, al principio él y aquéllos alrededor suyo pensaron que la explosión había venido desde abajo. Un sonido increíble – él lo llama un ‘’ sonido de explosión – agitó el edificio, y un tornado de aire caliente, humo, tejas y pedazos de pared subieron volando por el hueco de las escaleras.”

“Delante de mí, la pared se partió desde abajo,” dijo Elliott. Dijo que las personas en las escaleras se llenaron de pánico y trataron de huir hacia arriba hasta algunas personas señalaron que e único escape era hacia abajo por las escaleras. Aproximadamente a las 9:40 de la mañana, Elliott se las arreglo para salir a tropezones de la torre sur y emprender su camino a la oficina de su compañero de oficina en Midtown donde se quebrantó sollozando al enterarse del colapso de la torre.

(Marrs 19-21)

Pero el realizar que el colapso espectacular de las torres del WTC fue causado por las bombas instaladas de antemano dentro de las torres por los impactos de los aviones hacen que surjan nuevas preguntas. Suponiendo que para el momento en que los presuntos terroristas hubieran podido plantar las bombas, vuelve la pregunta: entonces, ¿para que fueron los aviones? ¿Eran una diversión?
im Marrs cita a Van Romero, vicepresidente de investigación en el Instituto de Nuevo México de Tecnología y Minería; y un ex director de la Investigación de Materiales Energéticos y Centro de Pruebas dijo,

“Una de las cosas por las cuales son notorios los eventos terroristas son, primero, un ataque por diversión y segundo, por el dispositivo secundario. Los atacantes detonan una explosión inicial por diversión, que atrae al personal de emergencia a la escena, entonces detonan una segunda explosión”

(en Marrs 18)

El problema con esta hipótesis es su absoluta magnitud. Plantar una bomba clandestinamente en un edificio es una cosa, pero secuestrar 4 aviones de pasajeros y estrellarlos contra los edificios es otra. Mientras que no es tan difícil encontrar fanáticos religiosos ávidos de morir en un acto terrorista, encontrar algunos capaces de pilotear un avión grande con extrema habilidad en su misión del suicida es insólito.
Mientras uno puede imaginar algún grupo planeando y ejecutando la misión del milenio, sobre todo, dada la valiente meta de derribar el símbolo más odiado del capitalismo imperial global (así como el Pentágono de donde vienen las órdenes de dejar caer bombas sobre el resto del planeta), planear y ejecutar tal operación meramente como diversión es insondable. Yo razono que la posibilidad de secuestrar y estrellar los aviones como mera diversión o no más una distracción de la acción principal por parte de un grupo terrorista puede descartarse completamente.
Por más insondable que pueda ser esta idea a los patriotas americanos, existe sólo una entidad en la Tierra con suficiente poder y recursos que podrían permitirse el lujo de la planificación y ejecución de secuestrar y estrellar aviones de pasajeros en funcionamiento como una mera diversión. Esta entidad es el gobierno americano. Para discutir significantemente esta posibilidad, primero debemos poner a un lado todas las nociones sentimentales que el lector pueda tener sobre el gobierno americano y su supuesto empeño de proteger al pueblo americano.
El gobierno americano es la peor banda de delincuentes que haya puesto el pie en la superficie de este planeta, y es fundamentalmente hostil hacia toda la vida en la Tierra. Es fundamentalmente anti-pueblo, y con las personas que viven dentro de la propia América (“en la barriga de la bestia” como decimos nosotros) no es, tampoco, diferente. Como un solo caso de planificación del gobierno americano planeando ataques terroristas contra su propio pueblo, considere la planeada Operación Northwoods * en los años sesenta.
This document can be downloaded from http://www.archives.gov. Click on “Research Room,” then on “Archival Research Catalog (ARC),” then on the ARC SEARCH button, then type in “Northwoods” in the search box, then click on “Digital Copy Available” on entry #1. The key information will be found on images 136 through 142.
Jim Marrs escribe:

Increíblemente, documentos gubernamentales de cuarenta años de antigüedad destinados a ser destruidos hace mucho tiempo, fueron hechos públicos recientemente. Muestran al ejército americano a principios de 1960 proponiendo hacer ataques terroristas en los Estados Unidos y culpando en Fidel Castro.

[…]

Siguiendo la nefasta invasión de Bahía de Cochinos en Cuba, el Presidente Kennedy, encolerizado por las acciones ineptas de la CIA, había cambiado la responsabilidad para Cuba de esa agencia al Departamento de Defensa. Aquí, los estrategas militares consideraron planes para crear acciones terroristas que alarmarían a la población americana y los llevarían a apoyar un ataque militar en Cuba. Ellos también planearon,

“desarrollar una campaña de terror Cuba Comunista en el área de Miami, en otras ciudades de Florida e incluso en Washington” o a “hundir un barco lleno de cubanos dirigiéndose hacia Florida (real o simulado), y el fomentar atentados contra las vidas de refugiados cubanos en los Estados Unidos.”

Otros momentos culminantes de la Operación Northwoods incluía tácticas de explosión de bombas en ubicaciones cuidadosamente escogidas junto con la publicación de “documentos preparados” señalando complicidad cubana, el uso de falsos aviones rusos para hostigar aviones de transporte civiles y “Intentos de secuestro contra aviones civiles y militares”, incluso la simulación de derribar a tiros un avión de transporte civil.

(Marrs 297-299)

¿Podrían los eventos del 9/11 ser, de hecho, nada menos que un ataque del gobierno americano contra sus propias instalaciones, ejecutadas bajo condiciones controladas para minimizar el daño a sus intereses reales y diseñado para “venderles” a las personas americanas el régimen totalitario Orwelliano hacia el que este país se está moviendo rápidamente, acoplado con la agresión mundial grandemente aumentada, en nombre de la Guerra contra el Terrorismo, o la Guerra de la Libertad, como Jim Marrs aptamente lo ha llamado?
Mientras al principio, este guión aparece como muy improbable, siendo los blancos atacados el centro del capitalismo mundial y el centro de comando militar americano y los recursos importantes del imperialismo americano, un examen más cuidadoso de los eventos y la destrucción revela que hay mucho más detrás de lo que se ve.
El 15 de septiembre de 2001, sólo días después del 9/11 asistí a una reunión del club del Partido comunista de EE.UU. en Los Angeles del cual yo soy miembro, el cual estaba originalmente programado antes del 9/11, a consecuencia de esos eventos se convirtió en una reunión improvisada para discutir cómo nuestros miembros del Partido deberían de responder a esos eventos.
En esa reunión, un camarada trajo a la luz un hecho notable: Cuando tuvo lugar el ataque temprano por la mañana, ninguno de los jefes de la Organización Mundial de Libre Comercio (WTO) (aquellos legítimamente odiados por el mundo por sus crímenes y los que realmente deberían de haber sido muertos en el ataque del 9/11 si el ataque hubiera sido una justa revuelta de los habitantes de la Tierra) estaban allí en ese momento, esos altos jefes estuvieron bastante relajados acerca de llegar ese día a tiempo al trabajo, mientras que la gente que estaba en el WTC temprano por la mañana de ese fatídico día, o sea, la gente que fue muerta, eran sobre todo inocentes trabajadores proletarios explotados por los jefes arriba mencionados, como los custodios y trabajadores de restaurantes.
Un ancho número de fuentes informan del aparente conocimiento anticipado de los eventos del 9/11 por ciertos grupos y de nuevo cómo aquéllos que están de verdad en el poder fueron dejados fuera de daño alguno ese día. Por ejemplo, considere la pretendida “conspiración judía mundial.”
Jim Marrs escribe:

una estación televisiva en Beirut informó que 4,000 empleados israelitas del WTC estaban ausentes el día del ataque, sugiriendo un conocimiento anticipado de los ataques.

[…]

Finalmente, el 22 de septiembre, el Times de Nueva York declaró que increíblemente sólo un israelita fue muerto cuando se derrumbaron las torres del WTC. “Había, de hecho, sólo tres israelitas que habían sido confirmados como muertos: dos en los aviones y otro que había estado visitando las torres por negocios, y quién fue identificado y enterrado,” informó el Times

(Marrs 68)

Y mientras su edificio ha sido destruido, el WTO sigue adelante con su agenda imperialista global. Quizás una de las metas del ataque era hacer que el mundo simpatizara con el WTO como una víctima, en lugar de protestar ruidosamente y denunciarlo como el mundo estado haciendo hasta el 9/11. Por ejemplo, considere “la batalla en Seattle” en 1999 (“La batalla real para Seattle”).
El WTO realmente estaba allí en un asiento caliente. Pero cuando las odiadas torres fueron finalmente bajadas, de repente, todos cambiamos el curso y todas las protestas del anti-WTO por venir, fueron rápidamente canceladas.
¿Y qué sobre el Pentágono? ¿Cómo pudo el gobierno americano golpear el corazón de su propio ejército? Bien, se ha rumoreado ampliamente en la Internet que el daño al Pentágono causado por el impacto del vuelo 77 de American Airlines era superficial, sólo lo suficiente como para provocar enojo e inducir a los americanos a apoyar ciegamente la guerra, pero no hubo para ellos ninguna pérdida real.
(Mientras yo no tengo espacio para esa discusión en este ensayo, también se debate si realmente fue el vuelo 77 de American Airlines quien dio ese golpe al Pentágono, o si fue algo más siniestro, como un avión experimental sin piloto probado por el ejército americano contra sus propias oficinas.)
En conclusión, podemos ver esa una manera o la otra, por el gancho o por la curva, que los eventos del 9/11 son finalmente obra del gobierno capitalista americano de la sombra, y queremos acabar con esos show costosos, con el tumor canceroso en el cuerpo de Tierra, conocido como la superpotencia imperialista americana debe cortarse.
Referencias
Tomado de : https://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_911_28.htm

AVISO: Para recibir las noticias de EL GRANERO DEL SUR escríbanos un mensaje con su nombre  y el de  la ciudad de donde nos escribe al WhatsApp: (829)-577-5416 . En este grupo no podrás publicar, solo recibir.

Relacionados

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.