Internacionales

Un curandero infecta el virus del sida a decenas de pacientes pobres en India

Las autoridades indias visitan Unnao, en la India, despues de los casos positivos de infección de sida del curandero, el jueves  REUTERS-QUALITY
Hasta 38 pacientes han sido confirmados portadores de VIH debido a una negligencia médica en Bangarmau, población a medio camino entre el Taj Mahal y Lucknow, capital del estado indio de Uttar Pradesh, al norte de India. La policía arrestó el miércoles a Rajesh Yadav, alias Rajendra, propietario de una clínica sin licencia, y quien admitió reutilizar la misma jeringa con diferentes pacientes para abaratar costes.
La ola de afectados se conoció el martes, meses después de que los infectados, incluidos niños, hubiesen pasado el reconocimiento médico de una ONG en noviembre del año pasado. Hasta ahora, cerca de medio millar de pacientes han sido examinados. Pero se espera que la cifra de afectados crezca; ya muchos de los 5.000 habitantes de un slum cercano, en su mayoría sin recursos, eran pacientes asiduos del curandero. Con 2,1 millones de portadores, India es el tercer país del mundo con mayor número de personas con VIH.
Los vecinos conocían a Yadav como Dus wala doctor (doctor 10, en hindi) por las 10 rupias – menos de un euro – que cobraba por los tratamientos. El concejal de la localidad, Izhar Khan, atribuye lo ocurrido al «analfabetismo generalizado», mientras que los pacientes se quejan de que no hay medicinas en los servicios públicos de salud, donde dicen no ser atendidos.
India carece del personal e infraestructuras necesarias para dar servicio a sus más de 1.300 millones de habitantes. La semana pasada, el Gobierno anunció un plan para extender la asistencia sanitaria a 500 millones de ciudadanos, lo que daría lugar al sistema de salud pública más grande del mundo. Pero el ejecutivo no ha detallado cómo abordará el ambicioso proyecto.

Según datos actuales del Ministerio de Salud y Bienestar Familiar de India, solo hay un doctor por cada 1.596 personas. La situación empeora en la región en la que se ha descubierto la negligencia. Uttar Pradesh —estado con más número de habitantes de la superpoblada India y subdivisión del mundo más densamente poblada— tiene un déficit del 35% en centros de atención primaria. Peor aún, las Estadísticas de Salud Rural del 2016 indican que las carencias de especialistas, técnicos de laboratorio y radiólogos en esta región superan el 75% de las necesidades por habitante.
El pasado verano, más de 60 bebés murieron en un hospital público de Gorakhpur, vecina de la localidad afectada por el brote infeccioso. Entonces, las defunciones se achacaron a que los funcionarios no pagaron a la compañía encargada de proveer al centro con el oxígeno necesario para la salsa de cuidados intensivos.
En esta ocasión, medios nacionales informaron de que empleados del departamento de sanidad del distrito conocían de las prácticas del doctor 10 desde julio del año pasado. El ministro de salud del Estado de Uttar Pradesh, Sidhart Nath Singh, ha ordenado una investigación al respecto y promete que se iniciarán acciones contra médicos no cualificados.
En 2016, la Organización Mundial de la Salud señalaba que el 57,3% de los practicantes de medicina alopática en India no tenían cualificación alguna.
ELPAIS.ES

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.