Deportes

“Iba a ser mecánico si no firmaba”

El recién electo Jugador Más Valioso relata a elCaribe cómo su hermana Yuleisy Cordero ha sido clave en su carrera
Franchy Cordero no tuvo que esperar accionar muchos años en el béisbol invernal dominicano para demostrar sus habilidades. Desde el primer día con los Leones del Escogido, su talento y destrezas hablaron por él. Trabajó día tras día como un novato y al final, la perseverancia y la paciencia lo consagraron con los galardones Novato del Año y Jugador Más Valioso de la serie regular 2017-2018.
Cordero desde pequeño quiso ser mecánico como su padre, pero el destino le tenía reservado algo mejor. Y como un sueño que empezó con bate y bola de plástico, el hijo de un electricista automotriz y una abogada tejió sus sueños. Ama lo que hace con el guante pero se emociona más con el sonido del bate. Nacido en las tierras de Azua de Compostela, puso a gozar a los fanáticos del Escogido y se ganó el respeto de la liga al obtener un galardón muy cotizado.
No sólo te llevaste el Novato del Año, también agregaste a tu vitrina de trofeos el Jugador Más Valioso
Significa mucho que premien el esfuerzo que he hecho en la temporada. Agradecido de Dios, de mis compañeros de equipo. A mis padres y a los Leones.
¿A quién le dedicas tus premios de Novato del Año y de Más Valioso?
El premio de Novato del Año a mi familia completa, que siempre me ha apoyado. Mi hermana Yuleisy que siempre me ha apoyado en todos mis partidos. La que siempre está ahí esperándome y decirme que soy el mejor. El MVP a todos los fanáticos y a mis compañeros de equipo. Los que me voceaban en las gradas, el grupo de la manada roja.
En algún momento durante el torneo, ¿sentiste que las cosas no te salían como lo esperabas?
Realmente, en la mitad de la campaña, me sentí que me cansé un poco pero gracias a Dios, pude cambiar esa mentalidad y venir al terreno de juego y darlo todo hasta que se me acabe el combustible, y no creo que se vaya a acabar.
¿Qué tan diferente se siente ganar un premio aquí que en Estados Unidos?
Es diferente, aquí estás con tu gente. Por ejemplo, mi madre fue la que me despertó para decirme que me había ganado los dos premios. Brindamos y celebramos.
¿Qué tanto le agradeces a tus padres?
Muchísimo. Agradezco a mi madre Nidia Miguelina Vargas y Frank Cordero que se esforzaron por hacerme un hombre de bien, y que nunca permitieron que dejara la escuela. Esa educación que me dieron es lo que hace al Franchy Cordero de hoy. Me gradué de mecánico en el Instituto Politécnico de Azua.
En realidad, ¿te gustaba mucho la mecánica?
Sí, quería ser como mi padre. A él decían ‘el maestro Frank’ aquí en el ensanche La Fe. Así que estudié mecánica en el bachillerato. Iba a ser mecánico si no firmaba, pero después que terminé la escuela, firmé a los dos meses con la organización de los Padres de San Diego.
Has sobrepasado los retos de esta liga, ¿qué más te espera?
Un anillo de campeón en mi primer año en este torneo invernal. Fue como me dijo Juan Francisco el otro día “Ahora es que se sabe cuáles son los hombres” y estoy listo para eso.
Recorrido de fe y disciplina por el béisbol
Firmado por 175,000 dólares por los Padres de San Diego, Cordero inició como campocortista pero luego fue movido a los jardines en la temporada 2015. Después de cinco campañas en el sistema de las menores de los Padres, Franchy debutó en mayo de este año en las Grandes Ligas. Es un bateador zurdo, que combina su fuerza con su velocidad. Muestra una defensa por encima del promedio y se caracteriza por ser un corredor agresivo. Alex Rodríguez siempre fue el jugador que admiró desde pequeño.
Respaldo
Agradezco a mi hermana Yuleisy, que siempre me ha apoyado y ha estado ahí para mí en cada momento. También a mis compañeros de equipo.”

Ver Más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.