Internacionales

Opinión: Un dominicano en China

Por : Ruth Abreu

(Exclusivo para El Granero del Sur)
Todos hablamos de que donde quiera hay un barrio chino… con sus
restaurantes, lavanderias, moteles y mercado de imitaciones. Los chinos están
en todos lados, desde que el mundo es mundo. La inmigración ha sido parte
esencial para la preservación y conservación de la misma raza humana en tiempos
de guerras y catástrofes. Los chinos, como cultura milenaria, han aportado a la
humanidad sus inventos y costumbres. Ellos se adaptan a otras culturas, a leer,
a hablar y escribir en otras lenguas, se adaptan hasta al cambio de alfabeto y
son comunidades laboriosas que no se mezclan en problemas de delincuencia
común, muy rara vez lo hacen. Ellos sí tienen sus mafias entre ellos. Pero,
¿son ellos tan abiertos hacía los extranjero? La migración se ve influída por
una combinación de factores económicos, políticos y sociales.

Según informes de la Unión Europea, la apertura china hacía los
extranjeros ha sido de unos 630 mil extranjeros viviendo en China,
provienientes de 170 países. China se expande por el mundo pero no se abre al
mundo. Según datos de la BBC y de IED (Inversión Extranjera Directa) la
apertura de la China ha sido a partir de los 80’s, el 94% de la inversión
extranjera es proveniente de Asia, Europa y Estados Unidos de América. La inversión
extranjera en China se centra en electricidad, textiles, minera, automotriz,
manofacturera y de servicios. Con todo lo antes expuesto, se pueden ustedes imaginar….

Con todo lo antes expuesto, podrían ustedes ubicar a un dominicano
tratando de abrirse paso como empresario de servicios en China ?. Aquí va su
travesía:

Víctor Ramírez, nacido en San Juan de la Maguana, inmigró a temprana
edad a los Estados Unidos, radicándose en Atlanta, capital de estado de
Georgia, por más de 22 años, de los cuales por 17 fue Director Asistente del
Departamento de Admisiones en el Interactive College of Technology. 

Allí, al
estar expuesto al trato con estudiantes de orígenes asiáticos, le nace su
inquietud y gusto por explorar la cultura y el mercado del mounstruo de Mao.
Después de 9 visitas a China deside invertir en el negocio de vender café y
comida para los chinos en su país, haciendo a la inversa una cosa que es
natural en ellos cuando se desplazan en nuestros paises vendiendo su comida
oriental.

El concepto de Víctor Ramírez es un concepto familiar, acogedor en un
lugar muy diferente al nuestro.


Víctor parte de Estados Unidos con una maleta cargada de sueños y con el
deseo implícito de hacer historia. Con la asesoría de los reconocidos baristas
de El Salvador Alejandro Méndez (Campeón Mundial 2011) y Rafael Puquirre
(Campeón Nacional 2do. Lugar 2013) llega a Beijing, China y abre Golden Drops
Café (Gotas de Oro Café), el 25 de Diciembre, logrando una gran aceptación por
la calidad-precio e innovación de café y bocadillos latino americanos.

 El
concepto exitoso atrajo a chinos y extranjeros llegando a su fin este año por motivos de trámites burocráticos que en China dificultan a los pequeños
inversionistas extranjeros. Víctor se vió obligado a hacer maletas y
trasladarse a Atlanta, Georgia – USA en donde reabrirá próximamente Golden
Drops Café.
La autora es
periodista  

Ver Más

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 19 =

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.