GeneralNacionales

Esta historia se llama: Senasa, el seguro de la mierda

Antes de contar la historia queremos compartir con ustedes algunas ideas. El apoyo que SENASA le da a sus asegurados para la adquisicion de medicinas es una verguenza: tres mil pesos.

Hace un par de semanas la presidenta del Consejo Nacional de la Seguridad Sosicial (CNSS), la licenciada Maritza Hernández, anunció, con bombos y platillos, que la suma de tres mil pesos para la compra de medicamentos habia sido aumentada a ocho mil. Pero ese aumento fue solamnte en los periodicos, la televisison, la radio y los medios digitales, porque en la práctica eso no se ha cumplido.

El CNSS está integrado por gente muy importante, muy intelgente, muy preparada, muy culta, perfumadas, educadas,de buenos modales, gente honorables, destacadas, con doctorados, licenciaturas, maestrías, pero que no entienden nada de las penurias del pueblo que representan en un  seguro donde todos ganan, menos los asegurados.

En cuanto al anuncio del aumento en el monto para compra de medicinas solo existe de boca, como dice la gente del pueblo. Y, los famosos tres mil pesos están ahí, pero nunca se pueden gastar porque los meduicamentos que cubren esa miserable suma no está en el catálogo de las farmacias !que belleza!
LAS HISTORIAS TRISTES
La Republica Dominicana está llena de historias tristes de familias que llegan a la farmacia para adquirir hasta cinco medicinas y se van impotentes e indignadas porque el seguro no le cubría ninguna, como ocurrió con el caso de una familia de cinco miembros que llegó hasta una farmacia de la avenida Independencia en Santo Domingo con el fin de comprar algunos patentizados para sus hijos enfermos. Tenía una receta médica.
La empleada de la farmacia pidió el carnet del seguro y comenzó a buscar algunos datos en su pc. Delante del mostrador había cuatro personas esperando respuesta. Se tratababa de un matriominio joven, con dos de sus hijos que estaban enfermos. Finalmente, la muchacha terminó de averiguar el status del asegurado con SENASA . Todo estaba bien. Su seguro estsba vigente, pero había un serio problema:
-Bueno, el seguro no les cubre la medicina…- dijo la muchacha de la farmacia.

-coooomo!- respingó la madre; pero el seguro tiene tres mil pesos para medicina..

-Sí,-le respondió la empleada de la farmacia, pero en el catálogo veo que las medicinas que ustedes piden no las cubre el seguro.

.Mierda!- dijo el papá de los niños enfermos..y luego preguntó cuánto hacía el monto de los medicamentos.
-3, 470 pesos- respondió la muchacha.
-No tenemos ese dinero- dijo la madre
-Pero mira a ver qué nos podemos llevar con esto- dijo el padre sacando del bolsillo mil pesos.
-Eta vaina es un robo- dijo la mamá irritada y con rostro de molestia y pesar- ese dinero e lo únio que tenemos.
-Bueno, ya no jodamos más y compra lo que se pueda- dijo el padre muy molesto.
-No, no,no- dijo la madre. Vamos a otra farmacia, nos gastemos todo ese dinero.
-Ya- dijo el padre- compremos esa mierda y vámonos.
-No, dijo la mujer. No. Y tomando los niños comenzó a caminar hacia la puerta de salida de la farmacia.
El padre acepotó la decisión de la madre y se detrás de ella, pero estaba muy molesto. Furioso. Salieron de la farmacia.Sin embargo, se le escuchó farfullar: Senasa…un seguro de mierda.
La dependienta de la farmacia, que solo se limitó a escuchar la discusión de los esposos, le comentó a una compañera de trabajo:
-Ese hombre mata a  esa mujer esta noche, porque en todas las farmacias le dirán lo mismo.
Esa historia se repite todos los dias en la Republica Dominicana, donde las medicinas cuestan un ojo de la cara. Los que tienen seguro no tienen suficiente cobertura para las medicinas. Los médicos les recetan los medicamentos, pero los enfernos no pueden comprarlos. Por esa situación hay una gran cantidad de muertos en nuestro país. Hasta cuámdo.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.