GeneralNacionales

La policía dominicana, una institución con orígenes espurios, en la que abundan los delincuentes

Joven asesinada por policías ladrones

La policía dominicana, sencillamente, no sirve. Esa fue una institución creada por los norteamericanos tras la intervención al país en 1916. Fue integrada por malos dominicanos, que se “engancharon” a policías para reprimir a sus compatriotas , pues para eso fue que los intervencionistas la crearon. A través de ella asumieron el control del país. Encarcelaron o mataron a los disidentes dominicanos, es decir, a los dominicanos que combatieron la ingerencia extranjera. Los más golpeados fueron los dominicanos del este, los cuales tuvieron el coraje de enfrentar con las armas a los intrusos. Estos fueron llamados “gavilleros” , y las tropas interventoras los presentaron como bandidos.

Como se ve, la Policía Nacional Dominicana tiene orígenes espurios y su principal objetivo fue reprimir a los dominicanos. Es decir, nació con una filosofía anti-nacional marcada por un profundo desprecio hacia el mismo pueblo donde fue incubada. Un contrasentido. Esa entidad parió sus propios jefes. Uno de ellos fue Trujillo. Este, en verdad, se convirtió en su principal líder y mentor. Se formó militarmente en esa entidad, a la cual entró con 25 años, y fue pasando por varios rangos, en diferentes pueblos, hasta llegar a la jefatura en el gobierno del presidente Horacio Vásquez. A partir de entonces esa institución comenzó a ser hechura suya. Desde 1930 hasta 1961 la usó como un cuerpo armado a su servicio. La hundió en el estiércol. Hizo de ella una entidad que respondía a sus intereses personales. La usó para entronizarse en el poder. Fue fundamental para el establecimiento y sostén de su sangrienta dictadura.

(Foto: Tropas norteamericanas avanzan hacia Santiago en 1916).

Así, de 1930 al día de hoy, pertenecer a la Policía Nacional Dominicana significó tener poder sobre los civiles.En la época de Trujillo el Policía, y sus altos oficiales, tenían derecho a todo. Podían robar, matar, cometer todo tipo de atropello y no les pasaba nada. Era,en verdad, una  asociación de malhechores. Por décadas abusaron del pueblo dominicano sin que les pasara nada. Como inquisidores modernos, bastaba conque acusaran al ciudadano de “comunista” o “enemigo del jefe” para que sus víctimas perdieran todos sus derechos. Para entonces primaban los llamados “calieses” y el “caliesaje” y los “chivatos” se encargaban de entregarle las víctimas a sus verdugos. Calieses o chivatos eran soplones o confidentes de esa policía política asesina y ladrona de la época.

Patriotas del este llamados gavilleros

Muerto el tirano, el pueblo dominicano se levantó. Ese cuerpo policial estaba aterrorizado. La gente los odiaba. Así llegó al poder el profesor Juan Bosch en 1963.El pueblo dominicano estaba lleno de esperanzas. Estaba ansioso de cambios. El nuevo Presidente estaba dispuesto a hacerlos. Pero una cúpula civil y militar dominicana, que estaba comprometida hasta el cuello con la corrupción, se compuso para darle un golpe de Estado. Así evitaron que nuestro país transitara el camino de la institucionalidad. Con un comportamiento similar al de la élite haitiana, que prefiere el desorden y la anarquía para mantenerse en el poder, sin importarle convertir su propio Estado en un Estado fallido,esa Policía indigna continuó dirigida de modo asqueroso por unos jefes policiales también indignos para los que el pueblo no significaba absolutamente nada. Tras el golpe cívico-militar al profesor Bosch, esa policía, guiadas por unos jefes cargados de intereses miserables, se dedicaron a perseguir, encarcelar y matar a la juventud dominicana, que para entonces se había inclinado por una opción de izquierda, ya que la derecha estaba representada por verdadero cerdos de la política criolla.

El tirano dominicano Trujillo

El proceso hizo estallar la revolución de abril de 1965. El pueblo reclamaba el retorno de la constitucionalidad destruida con el golpe a Bosch en 1963. En medio de graves conflictos. Con una policía que atropellaba al pueblo, que le impedía hasta leer los periódicos (le arrancaban los diarios a los canillitas en las calles) llegó al poder el doctor Balaguer en 1966 y esa policía Nacional se recompuso. Una vez más se convirtieron en el terror y el azote del pueblo dominicano, especialmente de la juventud. Mataban a los jóvenes estudiantes sin el más mínimo escrúpulo. Miles de jóvenes fueron asesinados por esa policía. Los 12 años de Balaguer, de 1966 a 1978 están llenos de terror policial. De sangre, horror, abusos, asesinatos, y atropellos incalificables. Es decir, la PN era una agencia de la muerte y la represión. Ese era su papel. Cada policía, sin importar su rango, tenía licencia para matar. Desde allí se mataba y se robaba sin problemas. Solo había que ser balaguerista y anti-comunista. Varios jefotes se encargaron de usufructuar esa institución como si fuera una herencia de su familia. Cada jefe, militar o policial era un señor de “horca y cuchillo”. Patanes, abusadores, verdaderos delincuentes con quepis y uniformes que se ca…en la Patria  y el pueblo de Juan Pablo Duarte y los trinitarios.

En fin, la policía que todavía tenemos es hija de todos esos vicios. Casi el 100% del personal que la integra son gente que llegaron allí “para buscárselas”. La PN en República Dominicana no tiene otra mística que no sea la de ser una entidad para buscar privilegios, impunidad y riqueza a cualquier precio. Hasta ahora no ha tenido un solo héroe. El pueblo la odia profundamente. Para los dominicanos de hoy en cada policía hay un bandido y un delincuente. Su origen espurio y asqueante la marca desde 1918 hasta el día de hoy.

Dr. Joaquín Balaguer

Por eso, para nadie resulta extraño que el viernes 21 de agosto tres policías activos y un ex militar hayan matado una jovencita de 19 años, Franchesca Lugo, en un intento de atraco para robarle el carro Honda Civic en el cual se desplazaba junto a su novio, su hermano ysu cuñado, por el sector capitalino  “El Cacique” en el Distrito Nacional, pleno entro de la capital dominicana.

Esa es la cultura policial en la República Dominicana. Se es policía para robar y delinquir. Esa es la policía de hoy. Nadie es policía en dominicana para servirle para a la comunidad. Ese es un cuento de camino. El que es policía en este país (con sus excepciones, que confirman la regla) es porque no encuentra ninguna otra cosa mejor que hacer, pues los salarios son vergonzantes. No tiene ningún atractivo ser policía. Pero si usted es un delincuente, y si quiere lograr fortuna fácil, ser policía es el camino correcto. Tal vez no logre su fortuna de la noche a la mañana, pero tranquilo. Ya le llegará el momento…

Y este es, precisamente, el momento para desbaratar ese engendro del mal y formar una nueva institución con otra filosofía. El mal es tan grave que Elpidio Báez, vocero del partido de gobierno en la Cámara de diputados, acaba de expresar que “la Policía Nacional está podrida de arriba abajo”.
Ya está bueno de que la sociedad dominicana continúe bajo el asedio de una institución en la que hay tantos delincuentes ….

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.