General

Antonio D'oleo ¿otra víctima de la mala práctica médica?

Antonio junto a su esposa, que falleció de cáncer
hace seis meses.

La muerte súbita del ingeniero Antonio D’oleo amerita de una profunda investigación. Aunque los médicos puedan explicarlo, es increíble que este haya llegado este martes al Centro de Medicina y Obtetricia, en la capital, con el objetivo de hacerse una endoscopia -colonoscopia y saliera de allí muerto fruto de un infarto fulminante.¿Cómo explicarse, satisfactoriamente, una muerte tan pendeja?

Hay que presumir,en principio, que estamos frente a un caso de mala práctica médica. Lamentablemente en nuestro país, y ello ha ocurrido en otras partes del mundo, por H o por R hay médicos que se descuidan en su ejercicio y el resultado es la muerte de sus pacientes. Y no solo los médicos se descuidan, también lo hacen las enfermeras con el mismo resultado nefasto.

No hay una explicación lógica que sustente la muerte de Antonio,Por ello es necesario que el CODIA reclame las investigaciones correspondientes para aclarar su deceso. Y si hubo negligencia deben establecerse las responsabilidades de lugar. Al parecer estamos frente a otro caso de mala práctica médica. Solo una investigación, avalada por un informe serio, podrá confirmar o desmentir esta presunción..Siempre será digno de cuestionarse el que una persona llegue a un centro médico por sus propios pies a realizarse un chequeo sobre una dolencia que no es mortal por necesidad y salga muerto horas después. Millones de gente se hacen endoscopia por razones de tipo gastrointestinal y estudios del colon, por razones preventivas o molestias en el estómago. Nadie muere fulminantemente por ninguna de esas causas. Hay que aveiguar qué pasó en este caso.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.