General

Una historia de amor sin límites: Hermana de Suany le donó riñón para que sobreviviera

Patricia, hermana de Suany

La historia del deceso de la joven Suany Herrera está rodeada de un halo de amor, ternura y grandeza familiar sin límites. En su lucha por sobrevivir, se produjo una historia de profundo amor filial, pues su hermana, menor que ella, le donó uno de sus riñones en una acción suprema en pos de obtener la prolongación de la vida de su hermana mayor ¡cuanto valor personal! ¡ cuanto valor familiar! ¡que ejemplo supremo, al limite, del amor fraterno!

Esta es una de las grandes historias de la vida humana, de los grandes dramas familiares, que, a veces, se quedan en la intimidad del hogar. La joven Patricia expuso su vida para salvar la de su hermana. Son temas de películas.Temas de cuentos y novelas.Temas fantásticos.

Todo el que se expone a una operación tan delicada sabe que está poniendo su vida en un hilo; pero eso no importó, porque para ella la vida de su hermana era tan importante como la suya. Ejemplo de desprendimiento no le faltó, pues su padre, el señor Pili Viñas, fue el primero que se propuso como candidato para donar uno de sus riñones. Sus problemas de hipertensión lo descalificaron  como donante. Pero su preciosa  y valiente hija, pese a su radiante juventud, ocupó su lugar. He ahí el gran ejemplo de desprendimiento!
La operación fue un éxito y Suany vivió por 45 días más, tras los cuales falleció. Así de crueles son las cosas a veces, pues su familia llegó a tener la ilusión de que sobreviviría.

La madre de ambas, doña Nidia de Viñas, ha pasado por una prueba terrible. Ha tenido que estar a las puertas mismas del infierno, y necesita mucho consuelo. La situación por la que ha pasado es una por la que ninguna persona quisiera transitar. Ha sido una prueba de fuego. Ha vivido una experiencia singular, aterradora, muy triste, harto dolorosa,  y amarga como la hiel. En unos días vivió el drama dantesco de estar dentro de una expectativas terribles, pues sus únicas hijas estuvieron por un momento en un trance de vida o muerte.
Pili Viñas, como padre, ha tenido también que soportar un periodo de adversidad. Ha tenido que probar su templanza. Solo Dios sabe cuantas cosas ha pensado y sentido. Habría que estar en su piel para saber qué se siente. Toda su familia está afectada por este mal momento.Pero, en esta mala hora, tienen  todo el consuelo, amor y respeto de la sociedad sanjuanera. Y todo el que lea esta historia, seguramente, tendrá una oración de consuelo para esa gran familia, que hoy sufre por la pérdida de uno de sus miembros. Una muchacha de 32 años con toda una vida por delante.

No se equivocó el predicador cuando dijo que “todo tiene su tiempo, tiempo de reír y tiempo de llorar, tiempo de sembrar, y tiempo de recoger lo plantado, tiempo de guerra y tiempo de paz, vanidad de vanidades, todo es vanidad”.
.
El Granero del Sur.com

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.